Superliga | Ganó el Xeneixe y sigue como único puntero

Boca le ganó con lo justo a Temperley y le sacó siete de ventaja al escolta Talleres. El gol lo hizo el colombiano Fabra y a Tevez le atajaron un penal.

Partido complicado el que ganó Boca este domingo. Sobre todo por lo mal que jugó. A ver, entendámonos, el equipo de Guillermo Barros Schelotto fue un poco más que Temperley y estuvo bien que se haya impuesto, pero pelear la Libertadores jugando así va a ser difícil. Sin embargo, el domingo se cerró con otra mueca alegre, porque lo que pasa en la vereda de enfrente importa. Y allí, River perdió para quedar a 19 puntos del líder.

Este Boca es una versión desmejorada de la del 2017. En el plano local cumple, le sobra para hacerlo, pero si sigue así en el internacional se le va a complicar en serio. Tal vez el mellizo vea lo mismo y por eso haya puesto las caras que puso durante el partido. Era evidente que el técnico no estaba conforme con el andar del equipo, que, como en casi todos los compromisos de este 2018, estuvo lejos de ser aquél que en el primer semestre deslumbró a propios y extraños. Es cierto que ahora que no está Gago -su ausencia denota lo fundamental que es-, la falta de Pablo Pérez, también clave para funcionamiento, se siente mucho más. Por características ni Barrios ni Nández pueden suplirlos, y Tevez no es enganche.

Puede que haya equipos que parados atrás lo compliquen, como hizo este domingo Temperley, aunque la verdadera complicación de este Boca es no contar con Gago ni Pablo Pérez. Pinceladas individuales del Apache, de Cardona, alguna corrida de Pavón o patriada de Nández suelen ayudarlo a lograr su cometido, pero desde el funcionamiento la deuda sigue vigente. De hecho, si este domingo consiguió quedarse con los tres puntos fue porque Fabra tuvo suerte: su centro se desvió levemente en el botín derecho de Scifo y dejó sin posibilidades al arquero, que vio cómo la pelota lo superaba por arriba y se le colaba en el segundo palo.

El penal que Penel le regaló a Boca (¿habrá compensado por aquél que no le dio contra Talleres?) y que Josué Ayala le contuvo a Tevez marcó todavía más una noche en la que hubo pocas cosas para rescatar, entre ellas el resultado. Tal vez sirva para que, de a poco, esta nueva versión del equipo de Guillermo se reinvente y vuelva a deslumbrar como en el semestre pasado. Tiene tiempo y plantel para lograrlo.

Fuente: Olé.